lunes, 1 de agosto de 2011

Ocean sky




Ocean Sky from Alex Cherney on Vimeo.



Como si fuera un vasto océano que nos rodea, el horizonte de ítaca ha seguido girando estos meses. Muy deprisa. Hasta llevarnos hacia lo que somos ahora, y que lejos de convertirnos en otra cosa distinta a lo que éramos entonces, si que nos ha dado un nuevo rango, ya sea de esposos o de padres. Unos meses muy intensos emocionalmente. Tanto que apenas se han podido exprimir más. Correr sigue siendo esa rutina, ese estilo de vida. Sin más pretensiones. De momento. Porque poco a poco iremos a más. Luego el destino nos llevará hacia donde nos tenga que llevar, aunque ahora ignoremos dónde estará la próxima meta.

Porque a pesar de estar rodeados de este enorme océano, 42.195 metros sigue siendo la distancia que nos une y que siempre definirá el horizonte de estas tierras.

7 comentarios:

Carles Aguilar dijo...

Perfecto... Ese horizonte que ya vislumbras es el principio y fin de todas las cosas y el punto de referencia que hay que alcanzar... Empieza la travesía..??

Por cierto... Deberías cambiar el enlace del logo del BRT por este otro: www.bloggersrunningteam.net

Gracias....

Abuelo Runner dijo...

Miguel buen vídeo, es muy relajante.. a mi ya me a ido bien, porque llevo un día de stress.. que ni te cuento.
Mi próximo maratón Sevilla 2012, te apuntas?

Javi dijo...

Genial como siempre Miguel.

Resumen y analisis actual perfecto.

Lo importante es lo basico, y eso siempre pasa por tu, yo y 42.195 metros.

Alicia dijo...

Me alegro de volver a leeros! Este vídeo me suena jeje.

Besos a todos!

Carlos dijo...

Animo Miguel. Me alegra saber que entre tanto vaivén emocional sigas teniendo un punto de referencia. Si eso no falta, el camino está claro.

Un abrazo. ;-)

Jaal, Corredor Incierto dijo...

Se atisba el inicio que lleva al número 42.

Saludos, como siempre, desde La Elipa

Commedia dijo...

Todo volverá a su sitio (aunque su sitio sea otro distinto), y podrás encajar entrenos y carreras, aunque sea empujando un carrito!!!
Abrazos

Publicar un comentario