miércoles, 30 de junio de 2010

Sobrevivir a ritmo de blues

Puedes no tener queja de nada. Todo lo contrario. Puedes estar feliz y tener aún resaca por la victoria de tu equipo. Puedes oler ya a verano, a copa del Mundo y a tardes de julio y tour de Francia. Pero en ocasiones una mañana las cosas se complican y sólo quieres que el día termine. Hasta que un buen blues te vuelve a dar ritmo y todo vuelve a su cauce.

Que bien me ha venido esta mañana pasearme por la otra orilla sin salir de la oficina.

(Dejo aquí el original, aunque hoy me quedo con la versión de Miguel en la otra orilla)






En el planeta todo sigue girando. El verano trae un pequeño plan improvisado de cuatro días más improvisados aún para comenzar a recuperar forma y en breve buscarnos un objetivo para la época de la vendimia.

Mientras, seguiremos girando. Acumulando kilómetros. Compartiendo pasiones. Gritando con “la Roja” y deseando que lleguen ya las vacaciones.

lunes, 28 de junio de 2010

El viento del Norte


Playa de los Locos, Suances. 27/06/2010


Los surferos presumen de amar el viento. De perseguir olas y disfrutar ese instante que saben que no va a volver, de coger esa ola que no volverá a repetirse. Y así, aman el mar, su forma de vida, y sobre todas las cosas aman ese instante de soledad dónde sólo están ellos junto al viento y el mar.

Y precisamente, en el Norte, día tras día, los vientos suelen azotar la Playa de los Locos.

A espaldas de la playa de la Concha, entre los acantilados de el Dichoso y punta Sopico, la pequeña playa de los Locos, que llega casi a desparecer al subir la marea, vive entre las olas que no necesitan mucho mar y cuyo tubo le ha dado a la playa el derecho de ser reconocida como una de las cunas del surf en la cornisa Cantábrica y en España.

Y allí, en Suances, atrapados en unas vistas sobre el mar, hemos pasado este fin de semana dónde no perseguíamos vientos. Ni olas. Sólo unas pequeñas vacaciones en el Norte y unos días de reunión del equipo para disfrutar del fin de semana y conocer la guarida en la que Javi y Mónica se refugian en vacaciones.

La mañana en el Cantábrico se levanta bajo la niebla que esconde el mar, que abre los montes verdes que recorremos zancada a zancada. La carretera serpentea entre maizales, entre el ganado que se despereza una mañana de sábado, entre el verde sobre el que se divisa un mar pintado de gris por la niebla, al tiempo que el asfalto nos abre el amanecer a través de los kilómetros que volvemos a correr juntos.

Y así es un placer correr. Y más con el recorrido tan bonito que tenía preparado Javi.

De Suances a Tagle. Hasta el siguiente pueblo, y subir el alto de Ubiarco. Subir y bajar. Subir y bajar en un recorrido exigente pero precioso entre lomas junto al mar. Hasta llegar a la pequeña ciudad medieval de Santillana del Mar, continuar por el interior a Barreda y de vuelta a Suances, dónde, más de veinte kilómetros después, el mar ya es azul y el viento trae a la playa a surferos y amantes de las cometas.

El fin de semana ha sido muy tranquilo. Sin viento. Con un tiempo excelente para los amantes de la playa. Nosotros hemos disfrutado muchísimo gracias a los anfitriones que han estado en todo. Hemos reído tanto como siempre. Hemos sufrido con nuestra querida “Roja” y hemos gritado juntos. Hemos paseado y sobre todo, hemos desconectado.

Nos hemos dado un buen homenaje, y hemos vuelto a correr juntos. Aunque estuviéramos en peor estado de lo normal y el amanecer nos pillara en la cama con la pereza que suelen traer las vacaciones. Hemos vuelto a correr juntos disfrutando del mar y el verde que echaremos de menos cuando en la próxima etapa recorramos en Agosto los campos de Castilla, cuando entre pinares y girasoles recordemos que nosotros también amamos el viento y esos instantes que pasan para no volver.

video


video

jueves, 24 de junio de 2010

¿Cuánto dura el verano?

Playa A Concheira - Baiona (15/09/09)


Pajares de Adaja (11/07/2009)


Obligaremos al futuro a volver otra vez

Juan Gelman - Sucederá (Mundar)

Vivir así.
Como quien mira sin preocupaciones
y sabe
que a un día monótono
le sucede otro inolvidable.

José Antonio Padilla - No hay otra forma de vivir

.
El equipo se muda para reunirse de vacaciones hasta el lunes.

Carrera en dos actos

ACTO PRIMERO

(Suances. Fin de semana junto al mar) Javi ya espera con su recorrido de algo más de 20 kilómetros. Mariscada confirmada.

ACTO SEGUNDO

(Pajares de Adaja. Castilla. Tierra de campos). Agosto. Próxima convocatoria. 20 kilómetros desde nuestro pequeño pueblo hasta Arévalo. Próximo anuncio del recorrido. Cochinillo en espera.
.
Carrera en dos actos. Verano en las noches de los próximos tres meses.

miércoles, 23 de junio de 2010

La travesía del desierto


La travesía del desierto - Miquel Barceló (1988)

Yahveh dijo a Moisés: "Mira, yo haré llover sobre vosotros pan del cielo; el pueblo saldrá a recoger cada día la porción diaria; así le pondré a prueba para ver si anda o no según mi ley."

Antiguo Testamento Éxodo, 16.4
.
Definitivamente necesito un plan, un guión. Lo que sea. Algo a lo que agarrarme y seguir un cierto orden, porque correr por correr no me reporta más que dejarme llevar por las ganas y salir cada tarde a correr como si fuera el último día. Y eso no está del todo bien, por mucho que me encante correr de esa manera.

Por alguna extraña razón no se lo que significa rodar tranquilo. ¿Easy run? Soy incapaz. Ya sea un día que toquen más o menos kilómetros no se lo que significa reservar, ir tranquilo, controlar las pulsaciones. De hecho, hasta hace un mes nunca me había medido el ritmo cardiaco.

Debo confesar que no se correr sin ir a tope. Si salgo para diez kilómetros pues salgo a tope. Si salgo para veinte pues salgo a tope. Incapaz de controlarme.

Eso es algo que se de siempre. Pero ahora que el pulsómetro me lo recuerda tarde a tarde pienso en ello un poco más. Sea mayor o menor la distancia a recorrer siempre corro por ritmos. Por los mayores ritmos que puedo llevar… Y se que eso no está bien, que los rodajes a pulsaciones bajas son necesarios y todo eso, pero soy totalmente incapaz de controlarme.

Este mes de Julio a ver si soy capaz de ir a hacerme una prueba de esfuerzo. Que llevo años diciéndolo y al final siempre queda pendiente. Eso si. Seguro que me dicen que estoy mal entrenado, que no soy capaz de mantener pulsaciones bajas… Que se le va a hacer. Llevo toda la vida corriendo igual.

Necesito un plan. Algo que me organice un poco.

Ayer, como tantos otros días tocó improvisar. De repente tenía un hueco libre, me puse las zapatillas y a correr. Eran las seis de la tarde y el desierto de Madrid se derretía bajo el sol. Una hora demasiado temprana ahora que ha llegado el verano. Improvisación: haría unos trece kilómetros dando una vuelta por la Casa de Campo. Mucho calor. Demasiado. Imposible mantener los ritmos habituales y tras 10 kilómetros y un sentimiento de asfixia generalizado, me tuve que parar un poco y desistir de subir del tirón todo el parque del Oeste de vuelta a casa, que aún no estoy acostumbrado a temperaturas tan altas. Un descanso y a correr los 3 kilómetros que me quedaban.

Al llegar a Moncloa, junto al intercambiador, una marca de zumos daba vasos gratis. Lo más parecido a un oasis, al maná caído del cielo. “Te hemos venido bien, ¿eh?” me dijo el chico al coger un vaso. No se podía imaginar hasta que punto.

lunes, 21 de junio de 2010

La vida en la cancha

Fotografía: Ernesto Valverde - El País "Un sueño Mundial"

El tipo puede cambiar de todo, de cara, de casa de familia, de novia, de religión, de Dios, pero hay una cosa que no puede cambiar: no puede cambiar de pasión.

-El secreto de sus ojos-


El planeta sigue girando. Corriendo por correr. Por mantener la forma, por seguir probando nuevos ritmos y nuevos tipos de entrenamiento para cuando sean necesarios. Corriendo por correr, por disfrutar la Casa de Campo una tarde de domingo, un atardecer de entresemana perdido entre árboles y la soledad de la gran ciudad silenciosa de fondo. Corriendo por correr, por seguir viviendo dentro de la cancha.

Eso es lo que me realmente me gusta. Correr. Sentirme libre. Burn to run. Y disfrutar de los kilómetros y el paisaje del que uno forma parte mientras avanza y explora nuevos caminos.

Nuestros planes de entrenamiento siempre han sido demasiado escuetos. Cuatro días a la semana, sólo con el número de minutos establecidos de antemano. Sin series, sin ritmos "prefijados", sólo por sensaciones mezclando cambios de ritmo, cuestas y nuevos paisajes, ya que después de tanto tiempo creo que nos conocemos bastante bien. Eso no va a cambiar. Pero ahora el garmin me está aportando mucha más información. Por las noches, Jack Daniels me va enseñando nuevos (o viejos) conceptos, pues al fin y al cabo nuestros entrenamientos basados en el sentido común tienen muchísimo que ver con lo que propone el libro, sólo que ahí se expresan en tiempos y en ritmos de paso. Ahora nos podemos llamar VDOT 52. Ó 53. Pero al fin y al cabo seguiremos diseñando nuestros propios planes de entrenamiento adaptados por nosotros a nosotros, con nuestros errores y nuestros aciertos. Mucho más los segundos, que lo que nos gusta es simplemente correr. Y al fin y al cabo, aún en ciudades distintas, seguiremos corriendo juntos.

El planeta sigue girando. Ahora un poco más redondo. Como ese balón de fútbol con el que muchos hemos soñado desde pequeños.

jueves, 17 de junio de 2010

Bloggers Running Team

¿Eres corredor y tienes tu propio blog? ¡Hazte miembro del BRT!

«Todo ha cambiado», dice alguien desde detrás de una pantalla enorme de ordenador. «Y que lo digas, Nadia», le responde alguien a través de los altavoces. «Ahora es imposible evitar que se formen y se expandan las comunidades, absolutamente imposible» (...)

- Jorge Carrión –



Uprising (The Resistance) - Muse

martes, 15 de junio de 2010

Fin de temporada

Parecía que nunca iba a llegar, aún así no quería que lo hiciera. Llegó y ya estoy deseando volver a empezar. Quiero volver a tener un objetivo, quiero volver a tener una planificación con una meta, quiero volver a ver el progreso en cada entrenamiento, quiero volver a sentirme bien despues de cada semana de entrenamientos.


Lo tengo muy claro, sin objetivo ni motivacion, me cuesta salir, me hago el remolon, me invento excusas, me hago el vago y aborrezco el correr. Pero creo que es normal, ha sido una temporada muy larga (mas o menos desde Marzo de 2009 hasta Junio de 2010) y para ser la primera, es mas que suficiente. La proxima la empezaremos en Agosto, mientras intentare dejar de ser un vago y ponerme las zapatillas.


El siguiente objetivo está por determinar, no será un marathon ni una carrera por la montaña, eso lo dejamos para mas adelante, será una media o un par de ellas, será para mantener la ilusión y para mantener la forma. Nos volveremos a juntar, vovleremos a pasar un Domingo especial, volveremos a reirnos mientras corremos, volveremos a disfrutar de nuestra agradable compañia. Ya estoy deseando que llegue, no quiero que no ocurra. Quiero volver a vivirlo, quiero volver a sentir esa pesadez en las piernas el dia siguente de una carrera, soy afortunado, muy afortunado.


El Domingo, como decia, terminé la temporada con la IV Carrera de las 3 leguas castellanas entre Narrillos de San Leonardo y Gotarrendura. En el cartel ponia que eran 16,7 km, pero a mi se me hicieron eternos, sobre todo los 3 ultimos. ¡ Como se nota el no entrenar ! Ya desde los primeros kilometros notaba que no iba tan fino como en otras carreras, no tenia ese feeling. Entonces me dedique a disfrutar de la carerra sin tener en cuenta el reloj. En los ultimos intente hacer mi final fuerte, pero no me salió, no podia. Las piernas no me iban, el recorrido no era el mas apropiado para mi. Aunque hice 4 minutos menos que el año pasado, la sensacion no fue igual de buena. Eche en falta una vez mas a mi compañero de fatigas, de risas, de comentarios y de trotes. Miguel no me puedo acompañar esta vez, espero que para la siguiente si lo haga, las carreras sin él no son lo mismo. La que no me falló una vez más fue Mónica, ahi estaba con el mal día que hacia con la camara en mano y animando como siempre.


A partir del viernes 9 dias de vacaciones, el norte nos vuelve a esperar. El descanso será merecido, repondremos las baterias para iniciar la temporada con muchas ganas. Y la compañia a partir del dia 24 será especial, el equipo se junta para volver a disfrutar de unas vacaciones muy deseadas por todos. Las risas, las confesiones, los paseos, los momentos agradables....volverán a ser protagonistas de nuestras vidas.


Lo reitero, soy afortunado. Somos afortunados.

viernes, 11 de junio de 2010

Teoría del Caos


Como puede ocurrir con el universo, desde luego: no sabemos si es un cosmos, o si es un caos. Pero, muchas cosas indican que es un cosmos: tenemos las diversas edades del hombre, los hábitos de las estrellas, el crecimiento de las plantas, las estaciones, las diversas generaciones también. De modo que cierto orden hay, pero un orden... bastante pudoroso, bastante secreto, sí.

"Conversaciones de Jorge L. Borges con Osvaldo Ferrari", aparecidas en 1984 en el periódico Tiempo Argentino


En la perspectiva clásica, una ley de la naturaleza estaba asociada a una descripción determinista y reversible en el tiempo. Futuro y pasado desempeñaban en ella el mismo papel. La introducción del caos nos obliga a generalizar la noción de ley de la naturaleza y a introducir en ella los conceptos de probabilidad e irreversibilidad. Es un cambio radical, ya que desde esta perspectiva el caos nos obliga a considerar de nuevo nuestra descripción fundamental de la naturaleza.

“Reconsideración de las Leyes de la Naturaleza” - Ilya Prigogine
.
.
Teoría del caos al fin y al cabo. Los sistemas estables, a lo largo del tiempo, tienden a un punto (atractor), a una órbita. Los sistemas inestables ignoran todo tipo de atractores. Y en medio, los más interesantes, los sistemas caóticos, aquellos que por una parte se ven atraídos por un atractor pero al mismo tiempo están sujetos a otras fuerzas que lo alejan de este. Teoría del caos al fin y al cabo.Y si al caos le unes clandestinidad, celebración de solsticios, y un grupo de amigos que se juntan para celebrar corriendo el cambio de estación, rodeados en este caso de islas misteriosas, piratas y búsquedas del tesoro a lo largo del Manzanares, quizás tengas la combinación perfecta.

El domingo siento muchísimo no poder participar en mi primera Carrera Caótica Clandestina (CCC) para celebrar la llegada del solsticio de verano. Me hubiese encantado estar. Pero otras oportunidades vendrán. Seguro.

Mientras, estas semanas la teoría del caos bien podría regir mis correrías. Un atractor, una pequeña órbita a modo de plan de 4 días por semana. Pero muchos factores que al tiempo me alejan en forma de celebraciones y lo que surja. Un buen equilibrio. Y entre medias, cada salida, regida por el caos. O por la improvisación, quizás. El martes, porque sí, un rodaje largo y maravilloso por la Casa de Campo tras la lluvia escuchando el paisaje y el silencio de la gran ciudad en el horizonte. El miércoles a seguir nadando. Y ayer, pues unas series (manda narices que nunca las he hecho y me pongo ahora justo que no tengo ningún objetivo). Eso si, cortitas, que la improvisación me decía que me apetecía esprintar y disfrutar. Un 12x300 para seguir aprendiendo las opciones del Garmin. ¿Y la cuarta? Pues eso, ya veremos. De momento nos marchamos ya mismo para Valladolid. Y eso si, no me llevo las zapatillas.

¡Viva el caos! Que ustedes lo disfruten el domingo. Me acordaré mucho de vosotros.

martes, 8 de junio de 2010

Stand by


El azar no es lo opuesto al orden, no es una respuesta a la casualidad. El azar es lo que aún no ha empezado. El azar no es exactamente el caos ya que dentro del caos existe una posibilidad de orden. El azar, sin embargo, es el principio, es la imposibilidad misma de un orden, es la nada. El azar es no desear que exista un orden.
B - Alberto Santamaría
.
.
Una suave balada de Charlie Parker. Unos arpegios de Horace Silver. Un montón de buenos libros que me enseñan que el insomnio es distinto cuando las noches se llenan de calor y las calles de golondrinas. Mucho tiempo para pasear y seguir esperando. Estos días apenas escribo. Apenas corro. Quizás las zancadas y las teclas del ordenador van entrelazadas. Mejor así. El calor me reduce mucho las horas en las que puedo salir al mundo exterior, y la pereza tira constantemente de mí hacia la cerveza fresquita. Apuramos las noches de junio en una terraza, y el verano comienza a querer invadirlo todo. Mejor así.

La idea de correr por correr queda muchos días en el tintero, y al final, por semana, un día de piscina y un par de ellos para correr e ir acostumbrándome al Garmin. No más. Mejor así. El resto, que mejor que rodeados de amigos y risas en alguna terracita de alguna noche de junio viendo pasar músicos callejeros.

Seguramente busquemos alguna carrera para el final del verano. Seguramente la semana que viene comience un “plan” que me marque un pequeño guión y me obligue a moverme un poco más. Pero quizás siga disfrutando así, agarrándome al azar, deseando que no exista un orden.