lunes, 28 de junio de 2010

El viento del Norte


Playa de los Locos, Suances. 27/06/2010


Los surferos presumen de amar el viento. De perseguir olas y disfrutar ese instante que saben que no va a volver, de coger esa ola que no volverá a repetirse. Y así, aman el mar, su forma de vida, y sobre todas las cosas aman ese instante de soledad dónde sólo están ellos junto al viento y el mar.

Y precisamente, en el Norte, día tras día, los vientos suelen azotar la Playa de los Locos.

A espaldas de la playa de la Concha, entre los acantilados de el Dichoso y punta Sopico, la pequeña playa de los Locos, que llega casi a desparecer al subir la marea, vive entre las olas que no necesitan mucho mar y cuyo tubo le ha dado a la playa el derecho de ser reconocida como una de las cunas del surf en la cornisa Cantábrica y en España.

Y allí, en Suances, atrapados en unas vistas sobre el mar, hemos pasado este fin de semana dónde no perseguíamos vientos. Ni olas. Sólo unas pequeñas vacaciones en el Norte y unos días de reunión del equipo para disfrutar del fin de semana y conocer la guarida en la que Javi y Mónica se refugian en vacaciones.

La mañana en el Cantábrico se levanta bajo la niebla que esconde el mar, que abre los montes verdes que recorremos zancada a zancada. La carretera serpentea entre maizales, entre el ganado que se despereza una mañana de sábado, entre el verde sobre el que se divisa un mar pintado de gris por la niebla, al tiempo que el asfalto nos abre el amanecer a través de los kilómetros que volvemos a correr juntos.

Y así es un placer correr. Y más con el recorrido tan bonito que tenía preparado Javi.

De Suances a Tagle. Hasta el siguiente pueblo, y subir el alto de Ubiarco. Subir y bajar. Subir y bajar en un recorrido exigente pero precioso entre lomas junto al mar. Hasta llegar a la pequeña ciudad medieval de Santillana del Mar, continuar por el interior a Barreda y de vuelta a Suances, dónde, más de veinte kilómetros después, el mar ya es azul y el viento trae a la playa a surferos y amantes de las cometas.

El fin de semana ha sido muy tranquilo. Sin viento. Con un tiempo excelente para los amantes de la playa. Nosotros hemos disfrutado muchísimo gracias a los anfitriones que han estado en todo. Hemos reído tanto como siempre. Hemos sufrido con nuestra querida “Roja” y hemos gritado juntos. Hemos paseado y sobre todo, hemos desconectado.

Nos hemos dado un buen homenaje, y hemos vuelto a correr juntos. Aunque estuviéramos en peor estado de lo normal y el amanecer nos pillara en la cama con la pereza que suelen traer las vacaciones. Hemos vuelto a correr juntos disfrutando del mar y el verde que echaremos de menos cuando en la próxima etapa recorramos en Agosto los campos de Castilla, cuando entre pinares y girasoles recordemos que nosotros también amamos el viento y esos instantes que pasan para no volver.

video


video

7 comentarios:

Gonzalo Quintana dijo...

Un fin de semana de vacaciones no es completo sin una salida a correr por parajes nuevos. Eso ha redondeado el fin de semana. Ah, y prefiero la palabra surfero a surfista, se nota que sabes...

Miguel Mij-Mij dijo...

Para los que no estamos habituados que bien sienta correr junto al mar, ese olor humedo que nos llega según vamos acercándonos. No se si será por lo poco que lo veo o porque lo asocio a las vacaciones, pero me encanta estar cerca del mar.

Javi dijo...

Esta vez lo de menos ha sido correr, fue simplemente una anecdota del viaje.

Lo mejor fue volver a juntarse, volver a reir, volver a disfrutar de la compañia, volver a ser equipo.

Y juntos volvimos a soñar, volvimos a planificar el futuro, volvimos a abrazarnos y descubrir nuevas emociones.

El fin de semana puede decirse que fue perfecto, la compañia asi invitaba a serlo. Relajados por las playas de Suances, Miguel y Cristina ahora entienden porque nos gusta tanto acercanos alli cada vez que podemos. La tranquilidad abunda por cada rincón. Nada de relojes, nada de prisas, nada de agobio. Solo descanso y disfrute.

Y para colofón una buena carrera para estirar las piernas y enseñar nuevos parajes por la senda del mar y de los montes verdes del norte.

Asi da gusto ir de vacaciones. Pronto nos volveremos a juntar

Santi Palillo dijo...

Cantabria es un sitio perfecto para correr con buen tiempo, los que viven allí están un poco hartos de tanta lluvia; vente a la Tapia Madrid Rio del jueves, no es el mar ni la montaña pero echándole imaginación...

Miguel dijo...

Que suerte la vuestra.

Seguid así ad eternum!

Saludos

Saturnino dijo...

Fin de semana perfecto, compartiendo con amigos los buenos placeres de la compañia.
Un saludo.

Miguel dijo...

GONZALO, la verdad es que a mi también me gusta más la palabra surfero. Surfista suena raro, ¿no?

MIGUEL MIJ-MIJ, creo que eso es algo que compartimos todos los de interior. Huir al mar como sinónimo de tantas cosas...

Gracias una vez más JAVI. Ha sido un fin de semana genial. Lo mejor, la compañía. En unos días así, ¿quién necesita reloj?

SANTI, ojalá pueda el jueves, pero me da a mi que la cosa está complicada... de todas maneras, si no es este jueves va a ser muy pronto cuando vuelva con vosotros!

Gracias, MIGUEL. Seguiremos así! ;)

Que mejor placer que la compañís de los amigos SATUR. Un saludo.

Publicar un comentario