lunes, 2 de agosto de 2010

Campeonato de Europa. Barcelona 2010


Arturo Casado. Campeón Europa 1.500 m.

Chema Martínez. Subcampeón Europa Maratón.


Nuria Fernández. Campeona Europa 1.500 m. (Fotos: El País)


Realmente no se de dónde me viene el quedarme hipnotizado viendo una pista de tartán por la televisión. Aunque sólo sea un rato, aunque nunca haya tiempo y sólo puedas ver algunas finales. Seguramente es porque desde siempre correr ha sido de mis aficiones favoritas. Allí corren los más rápidos. Allí saltan los que llegan más alto, más lejos. Lanzan los más fuertes. Y así, verano tras verano, me encantan los juegos olímpicos, los mundiales, los europeos. Y por orden, las carreras, como no. Y los lanzamientos, aunque eso me cueste explicármelo un poco más. Sobre todo el peso y el disco. Quizás sea desde aquella final de peso en las ruinas de Olimpia durante Atenas 2004. Quizás porque el lanzamiento de disco siempre me ha parecido una disciplina preciosa, dificilísima, genial. No lo sé. Pero siempre me ha encantado ver estas citas atléticas dónde año tras año se juntan los mejores. Aunque claro, una olimpiada es una olimpiada, y nada como eso. Pero este año tocaban europeos, y además en Montjuic. Y ha sido una gran semana de competición.

Dicen que los grandes arrancan en la última curva. A doscientos metros de la meta, en el punto de los campeones. Asestan el golpe definitivo y vuelan sobre el tartán en la última recta final. Ahí, en ese punto, en el mismo dónde tantas otras veces parecía haberse atascado, este año si, el corredor con más clase desplegó todo su estilo, toda su elegancia. La mirada hacia el frente, la pista azul, las rodillas hacia el cielo. Incontestable. Por fin, desde que apuntara todo el futuro como junior de oro, desde que sorprendiera con un quinto puesto en los Mundiales de Helsinki, desde que lo ví la primera vez y me impresionó verle correr con esa zancada tan elegante, al fin Arturo Casado es campeón de Europa de 1.500 metros. Por detrás, el veloz final de Manuel Olmedo le daba el bronce. Reyes Estévez, el incombustible, el que jamás se ha escondido, cuarto.

También dicen que los campeones están hechos de otra pasta. No lo parece escuchando hablar a Nuria Fernández. La más sencilla entre todos los campeones, la más natural. La más fuerte. La de más fe. La que nos regaló ayer un alegrón demostrando que la fe, la lucha y el trabajo pueden llevar a alguien hasta lo más alto. Emocionante. Es campeona de Europa. Por detrás, Natalia Rodríguez, bronce. Impresionante el 1.500 español.

En otro orden debo confesar que siempre he admirado muchísimo a Chema Martínez. Siempre se le ha acusado de ser demasiado mediático, de preocuparse más por eventos publicitarios y ganarse la fama ante la cámara de televisión. No lo creo. Cuando lo veo correr siempre pienso que pase lo que pase jamás se va a ahorrar un esfuerzo, que luchará hasta el final. En ocasiones con menos cabeza quizás de lo necesario, pero nunca dejará de luchar. Y viéndole entrenar y vivir, lo veo más como un eremita que como un divo, aunque también. Además, creo que hace muy bien. Que nuestro atletismo merece mucha más atención, por lo que cuanta más publicidad, cuantos más eventos ante las cámaras, mejor para todos. Al menos se hablará algo de atletismo. Ayer fue emocionante verle subcampeón de Europa de maratón. Grande. Detrás de un suizo impresionante. España campeona por equipos, con unos enormes Pablo Villalobos quinto y Rafa Iglesias sexto. Y Chema a lo suyo, jugando con la mascota, aplaudiendo a la gente. Dando su show. Grande Chema. Bravo.

Marta Domínguez siempre será nuestra mejor atleta. Que carácter. Subcampeona de Europa. Campeona del Mundo. Poco se puede añadir. El veterano Blanco, uno de nuestros locos de los obstáculos (que carrera más difícil, que carrera más bonita) medalla de bronce. Y Jesús España, detrás del incuestionable Mo Farah (campeón de 10.000 y 5.000) subcampeón de Europa, como siempre sin hacer ruido, sin grandes titulares, demostrando cita tras cita que es uno de los más grandes.

Fuera de las medallas, y del debate de siempre de si son muchas o pocas, impresionante la sorpresa de Eusebio Cáceres (18 años, tercera mejor marca de la historia de España) con 8,27 en la calificación de longitud recién llegado de ser subcampeón junior. Con ese salto en la final hubiese sido plata. Tiempo al tiempo. Y paciencia.

Del resto me quedo con el de todos los titulares, con el francés, con el joven Lemaitre que sigue asombrando. Campeón en 100, 200 y 4x100. Exhibiendo una fuerza tremenda a sus veinte años. Impresionante lo mal que trazó la curva en el 200 y como arrasó en la recta con una fuerza descomunal. El viernes, 6 de Agosto, ya está anunciada la carrera del año en Estocolmo dentro de la Diamond League. Allí estarán Usain Bolt, Tyson Gay (sólo ha corrido dos veces con Bolt) y Asafa Powell. Esperemos que Lemaitre también. Tras el europeo, el viernes hay una gran cita. Para no perdérselo.






3 comentarios:

Miguel dijo...

Buena y currada entrada Miguel... Pues sí, estoy con lo que dices. A mí, me emocionó Nuría y Chema. Son grandes y humildes pero tiene el pequeño 'defecto' de ser españoles y eso es sinónimo de envidias, poco reconocimiento, etc... Así somos los españoles!

Saludos

Gonzalo Quintana dijo...

Preocupa un poco que la media de edad de los medallistas sea de 32 años. ¿quién viene detrás?. La generación de la playstation nos traerá un negro futuro, cada vez es más difícil sacar cantera.

Olga y Alfonso "Halfon" dijo...

Mi mayor alegría ha sido por Chema, con todo el ruido que se montó porque había sido seleccionado.
Coincido con Gonzalo en que el relevo no se ve demasiado claro, pero desde que tengo uso de razón en deporte el futuro nunca a estado claro.

Publicar un comentario