miércoles, 30 de diciembre de 2009

2010


2010

Ilusiones futuras. Retazos de realidad o ficción que nos mantienen el pulso y nos enseñan lo bonito que es vivir. 2010 ya está aquí. Y con el año nuevo todas nuestras nuevas ilusiones y sueños que llegan con el nuevo curso. 2009 ha sido un año muy grande, con sus altibajos, como la vida misma, pero con la ilusión de haber encontrado nuestro sueño y habernos convertidos en maratonianos.

2010 desde luego promete…

Año 490 antes de Cristo. Frente a las costas del Atica, el ejército persa comandado por Darío I se dispone a invadir Grecia. Cerca de Atenas, en la llanura de Marathon, los atenienses y sus aliados consiguieron derrotar al ejército invasor, en lo que fue la primera victoria ateniense. Filípides y la leyenda. Los cuarenta y dos kilómetros que separan Marathon de Atenas y que desde entonces iban a quedar como parte de la mítica, y como el más puro reflejo de la superación personal y la mayor fiesta del corredor de fondo. El resto de las guerras médicas que continuarían durante años. Hasta Platea. Aún después de Leónidas y los 300 espartanos. Finales del siglo XIX. La historia, igual que la vida, se forja a través de soñadores. De aquellos que mantienen la ilusión y saben transmitirla, a pesar de las contrariedades. En 1896, impulsado por el Barón de Coubertain, nacen los Juegos Olímpicos Modernos, a imagen y semejanza de los celebrados en Olimpia durante la antigüedad griega. En ellos, con final en el mítico estadio Panathinaiko, se incluye una prueba de cuarenta y dos kilómetros que ha de llevar a los corredores desde Maratón al estadio olímpico, recordando la gesta heroica del soldado ateniense que en la antigüedad y después de la batalla, recorrió la misma distancia entre el valle y la capital para anunciar la gran noticia del triunfo de los atenienses sobre los persas, y que al terminar su recorrido, cayó muerto por la fatiga y el cansancio. Desde entonces, el maratón es una de las pruebas más prestigiosas de la cita olímpica, y esos 42.195 metros tienen una explicación que excede de lo racional en todo el mundo.

Año 2010 d.C. Año del 2.500 aniversario de la batalla de Marathon, de la épica carrera que recordada por el Barón Coubertain entraría en los anales del atletismo para convertirse en la prueba reina para corredores de fondo, populares y aficionados, del mundo entero.

Este año 2010 los maratonianos tenemos algo muy especial que celebrar. Una fecha demasiado redonda para dejarla caer en el olvido.

2009 nos abandona. En lo personal, el año de la estabilidad, de asentarnos en la gran ciudad tras las celebraciones de 2008. El año de alcanzar la treintena. El año de viajar y soñar. Desde Nueva York a República Dominicana, de Londres a recorrer Grecia en la mejor compañía. De soñar en Olimpia, de perseguir estrellas en Meteora, de perseguir la magia de Delfos, de perseguir atardeceres en Sunion, ilusiones en Atenas y de bailar bajo la lluvia entre Maratón y el estadio olímpico.

Llega 2010. Ya lo estamos deseando. Nosotros lo celebraremos en Madrid. Corriendo el MAPOMA en lo que ya es nuestra nueva ilusión y aventura. Y tú, ¿dónde lo vas a celebrar?

Feliz año nuevo a todos.

2 comentarios:

Gonzalo Quintana dijo...

Buen post, voy a poner una reseña al aniversario en mi blog. Cada vez que veo el corazón verde me entran unas ganas de apuntarme a Mapoma....um, no sé, no sé, será sólo tres meses después...um....

Miguel dijo...

buena idea gonzalo!!!

vamos a poner nosotros también el logo en el blog!

al final veo que te vas a unir al corazón MAPOMERO!!!

luce que no veas en el blog... jeje

si aún no lo tienes claro, yo de momento lo sacaría de la cabeza, me dedicaría a concentrarme y disfrutar del reto inminente y aplazaría la decisión para después... eso si, estoy convencido de que según pases la meta en Canarias ya estarás pensando en un corazón verde...

ánimo con los dáis que te quedan! un saludo!

Publicar un comentario