martes, 15 de diciembre de 2009

Sol de invierno

“Mañana lloverá porque un oso polar se ha comido las estrellas”
Haruki Murakami – Tokio Blues (Norwegian Wood)



El frío abraza con fuerza estos días de Diciembre. El viento que corta el rostro y hiela el cuerpo, los primeros copos de nieve del año que caen sobre la gran ciudad y el día que amanece blanco.

Durante estos días de frío hay un pequeño remedio casero para combatir las bajas temperaturas. Un sofá, una mantita. La música de un piano, quizás Bill Evans o Ahmad Jamal. El saxo de una balada de Dexter Gordon. Un libro, compañía y el calor de unas velas. Y es que cuando fuera la noche cae y el frío aprieta, un poco de jazz bien puede caldear el salón.

Continúo disfrutando mucho estos días de “vacaciones”. Quizás porque nuestro día a día comienza a acostumbrarse a un poco de rutina, y la tranquilidad siempre es bienvenida. Ya van para tres semanas sin movernos de Madrid, y el cuerpo vaya si lo agradece. Mucho más tiempo para disfrutar de las pequeñas cosas, de cada pequeña rutina, como una tarde de compras navideñas o un ratito de música.

Cuando de repente nos quedamos un fin de semana en casa, los sábados y domingos me gusta levantarme temprano y salir a corretear. En el Retiro, en una de las esquinas del estanque, siempre me acompaña el saxo de un hombre que toca allí todos los fines de semana. Es el pequeño momento que me engancha a la gran ciudad y me hace sentirla más mía. Ahora, estos días disfruto de rutinas, de paseos, calles, bares y lecturas. El encanto de la rutina. Sobre todo si es invierno y anochece pronto. El encanto del día a día sin tener que pensar nada más allá, sin tener que pensar si mañana lloverá porque un oso polar se ha comido las estrellas.

2 comentarios:

Gonzalo Quintana dijo...

Preciosa foto. Si no lo has leido aun te recomiendo el "what I talk when I talk about running de Haruki Murakami.
Es cierto que el jazz es música del frío, de la nocturnidad. Algo de jazz vocal también vendría bien para esos días oscuros y fríos. Un saludo

Miguel dijo...

muchas gracias por la puntualización Gonzalo!

tras tu acertado comentario, ayer el ratito que estuve en casa hubo tiempo para Louis Armstrong. Es cierto, como me había olvidado de la voz...

por cierto, no he leido "what I talk when..." y ya lo he visto recomendado varias veces... me suena que no está publicado en español, no?

saludos!

Publicar un comentario