jueves, 15 de abril de 2010

La gran ciudad


“Ramón, si no hubiese fuerza de gravedad, nos tiraríamos a las estrellas "
Alejandro Sawa (Max Estrella en Luces de Bohemia) a Valle-Inclán



Madrid tiene mucho de gran ciudad.

En ocasiones confundo las horas. Viajes de ida y vuelta. Y el horizonte de neón nos recuerda el paso del tiempo. De Gran Vía a Callao. Chueca, Sol y Lavapiés. Hasta la Plaza de Oriente y la Casa de Campo.

Mientras, la poesía sigue naciendo en los charcos de las calles de Madrid.

Viajes de ida y vuelta.

La gran ciudad nos espera. Más allá de las tabernas más castizas, de los sueños perdidos que viajan junto a los bostezos en un vagón de metro, de los whiskys que nunca nos bebimos y de las canciones perdidas que hace tiempo bailamos.

Viajes de ida y vuelta. La gran ciudad nos espera. Para disfrutarla, no para sufrirla. Más allá del camino desde las provincias a la capital, más allá de aquel pacto con el diablo en el que lo perdimos todo, más allá de cada tarde de invierno envueltos en la tempestad.

Ya no hay nada más que demostrar.

Sólo el desierto de asfalto y el silencio que nos espera desde Atocha hasta Alcalá.

Sólo la lucha contra la gravedad, nuestra respiración y el sonido de los aplausos.

Sólo la gloria de aquel que un día se lo apostó todo y ganó.

Sólo la certeza de saber que muy pronto la gran ciudad será nuestra.

6 comentarios:

Miguel dijo...

Caray! Así sea y será... Toda la ciudad durante 42 km. va a ser vuestra y por dios, menuda ciudad! Como bien dices, disfrutadla!

Gonzalo Quintana dijo...

La verdad es que el principal atractivo de las maratones en grandes ciudades es que cierren la ciudad para tí, ese día tú eres el rey. Si te pusieran a correr 42 km en un parque de 3km de vuelta no sería lo mismo. Ese día se convierte en un desfile de centuriones.

Jan dijo...

Pues no tengo ganas de pasar por la puerta del sol corriendo...

Un fuerte abrazo

JUAN dijo...

Muy sentido
Cómo se disfruta en estas carreras
Saludos
JUAN

Tecolinha dijo...

Tampoco lo perdimos todo. Siempre quedan lugares a los que volver y nuevos paisajes que disfrutar. A veces en ese desierto de asfalto también encuentras vida, una paloma, un niño... el tiempo se detiene en ellos, si les dejan, y son los mismos en todas partes.

Miguel dijo...

Espero no me quedase una visión de Madrid demasiado negativa... No es como la veo, no es como la siento... Llevo sólo tres años en la ciudad, pero Madrid me fascina. No como el que la siente totalmente suya, aún es pronto, pero si como el que no deja de asombrarse ante cada descubrimiento.

MIGUEL, claro que la disfrutaremos!! te has planteado venir alguna vez a vivir MAPOMA?? que no te asusten con lo de las cuestas, que ahí es dónde radica su encanto...

GONZALo, es lo que me encanta de estas carreras. Correr la ciudad, vivirla. Hacerla parte de uno. No podría correr nunca una carrera que no me motivase en ese aspecto...

JAN, ya estamos casi en Callao!!! eso que se oye más adelante es Sol, y escucha como ruge la gente... Un aténtico placer conocerte ayer en persona. Espero que podamos coincidir en más ocasiones. Y por cierto... que fino te vi!!!!!!

JUAN, gracias. Se que tu disfrutastes muchísimo de la gran ciudad el domingo pasado. Felicidades.

TECOLINHA, claro que no lo perdimos todo. Nunca lo perdemos todo. Sólo debemos de abrir los ojos y sentir que no perdemos, que siempre podemos ganar. Disfruto mucho de esta ciudad de "adopción". Intuyo que te ocurre igual. Gracias por tu comentario.

Un abrazo a todos!!

Publicar un comentario