miércoles, 7 de abril de 2010

Maratón


¿A estas alturas aún dudas de que exista un lugar llamado Maratón?

Nosotros una vez corrimos intentando llegar hasta allí. Y fue entonces cuando nos dimos cuenta de que realmente no era un lugar geográfico, un punto en el mapa.

Maratón es una parte de cada uno de nosotros.

7 comentarios:

Miguel dijo...

Este post no surgió como una entrada, sino como un comentario a una entrada de nuestro amigo Gonzalo en su genial blog. Si tenéis la oportunidad no dejéis de visitarlo. Mucho más que recomendable.

http://sosakurunner.blogspot.com/2010/04/hang-tough.html

Gonzalo Quintana dijo...

Yo lo veo como un punto de energía (perdón si estoy algo metafísico), una concentración de energía del entrenamiento y pasión de meses que estalla en un punto como una supernova interior, cuando cruzamos la línea de meta. Sí, creo que esa sensación es lo que yo llamo maratón.
Y para mí siempre será LA MARATON y no EL MARATON.

Jan dijo...

Espero que sea, en mi caso, una parte alegre y divertida...

Miguel dijo...

No podría estar más de acuerdo contigo, Gonzalo. Yo también creo que es un punto de energía, ese preciso punto de explosión de energía, y justo con la foto he querido describir lo que bien llamas "estallido de una supernova interior", que fue justo lo que experimentamos en nuestra llegada a la "meta" de Atenas (nuestra primera Maratón).

Jan, por supuesto que lo disfrutarás. Hay que pagar un pequeño peaje, pero Maratón siempre recompensa más allá de lo que podemos imaginar.

Saludos

Pepemillas dijo...

Magnífica forma de verlo. De Gonzalo tenía que partir el orígen de esto. ¡Cómo no!
¡Quiero vivirlo! ¡Quiero vivirlo! ¡Quiero vivirlo!

Leeré esa entrada de Gonzalo con la atención que merece.

Un abrazo a todos.

Miguel dijo...

Para mí el maratón siempre será La otra orilla.

Saludos y buena entrada

Commedia dijo...

Llego a tu blog desde el de Teresa.

¿Es verdad que llegaste a Ítaca (ví también tu cuaderno anterior)? ¿No será que siempre encontramos motivos para seguir buscando nuevas Ítacas?

Quizá nos veamos por Madrid. Si no, te deseo buena suerte.

Publicar un comentario